Felicidades Javier!

30 marzo 2009


Hoy Javier Krahe cumple 65 años. Ha llovido mucho ya desde que se iniciara en esto de la música junto a Alberto Pérez y Joaquín Sabina en “La Mandrágora”, un álbum que tomó el nombre del mítico local madrileño donde el trío actuaba para un reducido público. Nos ha ido obsequiando desde entonces con composiciones llenas de ironía e inteligencia. Muy influido por su querido George Brassens, le ha versionado en canciones como la Tormenta o Marieta. Una actuación en televisión de este último tema causó un gran revuelo debido a que en dicha canción se repetía la palabra “gilipollas” unas cuantas veces. Evidentemente eran otros tiempos, y para algunos los árboles impedían ver el bosque. Siguió siendo políticamente incorrecto pocos años después, ya que en 1986 TVE le censuró “Cuervo Ingenuo”, dedicada a la desafección que le produjo el primer gobierno de Felipe González.  Y siguió sin dejar indiferente a nadie en una aparición suya en Canal + cocinando un “Cristo al horno”. Su peculiar filosofía de vida quedó reflejada en el documental “Esto no es la vida privada de Javier Krahe” (2005). Os dejo con una de sus pequeñas obras maestras, “Don Andrés Octogenario”

Podemos decir que sin exageración
era algo extraordinario,
la enfermera que cuidaba al bueno de Don
Andrés Octogenario.
El abuelo que enfrentaba con un resquemor,
perspectivas eternas
en lugar de rezar miraba con fervor
sus magníficas piernas.

“Para siempre esta vez,”-dijo- “me
voy a echar en brazos de Morfeo,
ya no te veré más, no me
puedes negar mi último deseo”
Con un hilo de voz, el enfermo expresó,
su voluntad postrera
no diremos cuál fue, sólo que ella accedió,
¡bravo por la enfermera…!

Y fue a desabrocharse ella el quinto botón
de los seis de la bata,
que por la enfermedad, o bien por la emoción,
él estiró la pata…
Pero lo grave estuvo, en que estiró algo más.
Y un algo tan notorio
que los deudos al verlo exclamaron: ¡jamás!,
¡jamás iremos al velorio!.

Ni al entierro tampoco puesto que al ataúd
no habrá quien le eche el cierre,
que fue a morir así, en plena senectud
y Andrés erre que erre.

Nadie fue al funeral,
nadie llevo una flor, nadie fue al cementerio
y hasta escandalizó al mismo enterrador,
que dijo: “Esto no es serio…”

Y al pobre Don Andrés lo enterraron muy mal,
entreabierta la caja
la muerte lo abrazaba de un modo especial,
lo que tampoco es paja…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: