Los tristemente celebres (pero divertidos) Premios Darwin

10 agosto 2009


Con este post inauguramos una nueva sección que hacía tiempo tenía pensado abrir, se trata de los Premios Darwin. Si el Ser Humano no fuera capaz de reirse, deleitarse y/o regocijarse de las desgracias ajenas probablemente estos premios no existirían, pero seamos sinceros, nada nos divierte más que ver al prójimo sufrir los caprichos del destino, la casualidad o la estupidez propia de nuestra especie.

Los Premios Darwin se otorgan desde el año 1995 a aquellas personas que causan su propia muerte de formas poco comunes u ortodoxas (estoy intentando explicarlo diplomaticamente pero me está costando muchísimo), obviamente es un premio que se otorga a título postumo, siendo posible tener una mención honorífica si de dicha acción poco común, el protagonista queda incapacitado para procrear, salvandonos de esta manera de que su desendencia deambule entre los nuestros.

Sin más preambulos, les presento a los tres primeros ganadores de esta nueva sección:

viagraSergey Tuganov, 28 años: Apostó 4.000€ a dos amigas diciendo que podía mantener sexo con ellas durante un mínimo de 12 horas seguidas. Conociendo sus limitaciones fisiológicas y evaluando la dificultad de la apuesta decidió aprovisionarse de una gran cantidad de pastillas (Viagra) que le mantuvieran en competencia durante tan largo período de tiempo. Como no podía ser de otra manera, Sergey ganó la apuesta, pero perdió la vida a causa de una sobredosis de Viagra que le produjo un ataque cardíaco fulminante del cual los medicos no pudieron recuperarle. Sin duda es un claro ganador del Premio Darwin.

.

TribuAleobiga, 23 años: Miembro de una tribu al norte de Ghana en guerra con otra  semejante, decidió junto con un grupo de amigos solicitar al brujo de la tribu un ungüento (previo pago) que debía aplicarse durante dos semanas. Acabado el período de aplicación Aleobiga decidió probar la efectividad del mágico ungüento pidiendo que sus amigos le dispararan al cuerpo. Conclusión: Aleobiga murió a causa de las heridas de bala, el brujo de la tribu sobrevivió a una paliza como reprimenda por su error y por supuesto Premio Darwin concedido.

.

viasHouston, Texas: Dos estudiantes universitarios se encontraban al borde de unas vías luego de poner sobre éstas varias monedas para ver como se deformaban al ser aplastadas por el tren. Al oir el sonido de un tren aproximandose uno de los muchachos invitó al otro a alejarse a una distancia segura para observar el experimento, lamentablemente elijieron otro par de vías para esperar el paso del tren. Conclusión: al paso del tren las monedas se conservaron intactas, no así los pobres cuerpos de los dos estudiantes que fueron atropellados y arrastrados varias decenas de metros por un tren de alta velocidad. Premio Darwin concedido (por partida doble).

.

Hasta aquí la primera entrega, en breve publicaré la segunda edición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: