Las oscuras perversiones del ratoncito Pérez

3 septiembre 2009


Una imagen vale más que mil palabras, y en este caso en particular se pueden sacar dos lecturas claras: primero habría que determinar si la víctima de la trampa está todavía viva o ha exalado su último aliento, ya que podría marcar la diferencia entre violación o necrofilia,  la segunda es que no importa lo jodido que puedas estar, siempre habrá alguien dispuesto a sacar provecho de ello, y la tercera es que quizás estamos subestimando al que puso la trampa y realmente el cebo no era el queso. Perdón… ¿Había dicho dos?

.

Trampa

Visto en: webmaniacos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: