Casi un mes después de la primera entrega de los Premios Darwin. La competencia es dura, y la lucha es muy pareja pero hoy traemos tres nuevos ganadores, a cual de ellos peor mejor que el otro.

.

cinta EEUU, Febrero de 2000: Jack trabajaba en una planta eléctrica de carbón, supervisando la cinta que transportaba los trozos de carbón hasta el horno donde eran incinerados, generando así energía eléctrica.

Debido a la misteriosa desaparición de Jack, se puso en marcha una investigación para averiguar que había pasado con el leal empleado. La primera pista se encontró al lado de la cinta, eran sus botas. Más adelante, tras la investigación, se descurbiría que Jack aprovechaba los ratos de descanso para quitarse las botas, calzarse sus zapatillas de correr y subirse a la cinta que transportaba el carbón para ejercitarse un rato, ya que su médico le había comunicado que debido a su sedentaria vida tenía problemas con su tensión arterial. Conclusión: Jack murió incinerado al caer dentro de la caldera de carbón al tropezar mientras corría en sentido contrario a la cinta transportadora. Premio Darwin Concedido.

derby Minnesota, Septiembre de 2003: En muchas ciudades de EEUU, son comunes los Demolition Deby, carreras de coches donde el ganador es el único que sobrevive a los impactos de los demás concursantes.

En uno de estos enfrentamientos, Scot, dueño y piloto de uno de los coches luego de recibir varios impáctos de los demás competidores  decidió hacer una parada rápida para reparar algunos puntos de su coche. Lamentablemente no tuvo en cuenta el frágil estado de su parachoques delantero y apoyo en él el gato para levantar el vehículo y poder meterse debajo para reparar los desperfectos. Conclusión: Scot murió aplastado al desprenderse el parachoques del vehículo que intentaba reparar. Premio Darwin concedido.

frenos Nueva Zelanda, Noviembre de 2004: Wayne, de 19 años pensó que un buen detergente lavavajillas es el sustituto ideal para el líquido de frenos, así que para que gastar más dinero comprando el producto que recomienda el fabricante, si con una simple botella de detergente podemos obtener los mismos resultados. Hecho el cambio Wayne sacó su vehículo, lo encendió y aceleró en la recta de su calle, cuando había alcanzado cierta velocidad decidió que era momento de probar sus frenos recién ajustados. Conclusión:  Wayne acabó estrellandose contra un poste eléctrico. Aparte de las heridas causadas por el accidente, su vehículo no estába registrado y tenía su licencia suspendida, por lo que la policía no tuvo reparos en condenarlo por todas las infracciones cometidas. Premio Darwin denegado (por muy poco), Wayne esperamos que para la próxima no falles.

Con este post inauguramos una nueva sección que hacía tiempo tenía pensado abrir, se trata de los Premios Darwin. Si el Ser Humano no fuera capaz de reirse, deleitarse y/o regocijarse de las desgracias ajenas probablemente estos premios no existirían, pero seamos sinceros, nada nos divierte más que ver al prójimo sufrir los caprichos del destino, la casualidad o la estupidez propia de nuestra especie.

Los Premios Darwin se otorgan desde el año 1995 a aquellas personas que causan su propia muerte de formas poco comunes u ortodoxas (estoy intentando explicarlo diplomaticamente pero me está costando muchísimo), obviamente es un premio que se otorga a título postumo, siendo posible tener una mención honorífica si de dicha acción poco común, el protagonista queda incapacitado para procrear, salvandonos de esta manera de que su desendencia deambule entre los nuestros.

Sin más preambulos, les presento a los tres primeros ganadores de esta nueva sección:

viagraSergey Tuganov, 28 años: Apostó 4.000€ a dos amigas diciendo que podía mantener sexo con ellas durante un mínimo de 12 horas seguidas. Conociendo sus limitaciones fisiológicas y evaluando la dificultad de la apuesta decidió aprovisionarse de una gran cantidad de pastillas (Viagra) que le mantuvieran en competencia durante tan largo período de tiempo. Como no podía ser de otra manera, Sergey ganó la apuesta, pero perdió la vida a causa de una sobredosis de Viagra que le produjo un ataque cardíaco fulminante del cual los medicos no pudieron recuperarle. Sin duda es un claro ganador del Premio Darwin.

.

TribuAleobiga, 23 años: Miembro de una tribu al norte de Ghana en guerra con otra  semejante, decidió junto con un grupo de amigos solicitar al brujo de la tribu un ungüento (previo pago) que debía aplicarse durante dos semanas. Acabado el período de aplicación Aleobiga decidió probar la efectividad del mágico ungüento pidiendo que sus amigos le dispararan al cuerpo. Conclusión: Aleobiga murió a causa de las heridas de bala, el brujo de la tribu sobrevivió a una paliza como reprimenda por su error y por supuesto Premio Darwin concedido.

.

viasHouston, Texas: Dos estudiantes universitarios se encontraban al borde de unas vías luego de poner sobre éstas varias monedas para ver como se deformaban al ser aplastadas por el tren. Al oir el sonido de un tren aproximandose uno de los muchachos invitó al otro a alejarse a una distancia segura para observar el experimento, lamentablemente elijieron otro par de vías para esperar el paso del tren. Conclusión: al paso del tren las monedas se conservaron intactas, no así los pobres cuerpos de los dos estudiantes que fueron atropellados y arrastrados varias decenas de metros por un tren de alta velocidad. Premio Darwin concedido (por partida doble).

.

Hasta aquí la primera entrega, en breve publicaré la segunda edición.